Pyongyang y Seúl hacen pruebas de misiles


SEÚL, Corea del Sur (AP) — Corea del Norte disparó el miércoles dos misiles balísticos desde su costa este, según el Ejército surcoreano, dos días después de que Pyongyang dijera haber probado un nuevo misil en su primera prueba armamentística en seis meses.

Los dos misiles lanzados desde el centro de Corea del Norte volaron hacia el mar al este de la Península de Corea, según el Estado Mayor Conjunto de Corea del Sur.

Las autoridades de inteligencia en Corea del Sur y Estados Unidos analizaban más detalles sobre el incidente, según el comunicado. Corea del Sur reforzó su vigilancia sobre Corea del Norte.

Seúl indicó unas horas más tarde que había hecho su primera prueba con un misil lanzado desde un submarino.

El presidente, Moon Jae-in, observó la prueba del miércoles por la tarde, según un comunicado de su oficina. El proyectil se lanzó desde un submarino de 3.000 toneladas y recorrió una distancia programada antes de impactar contra su objetivo.

Los dos misiles lanzados por Corea del Norte cayeron fuera de la Zona Económica Exclusiva japonesa, en las aguas entre Japón y la Península de Corea, según confirmó la Guardia Costera japonesa. No se reportaron daños a barcos ni aviones, según los guardacostas.

Corea del Norte dijo el lunes que había hecho dos pruebas de un misil de crucero de reciente desarrollo durante el fin de semana. Los medios estatales norcoreanos describieron el misil como un “arma estratégica de gran relevancia», lo que apuntaba a que se había desarrollado con intención de armarlo con cabezas nucleares.

Según los reportes norcoreanos, el misil recorrió unos 1.500 kilómetros (930 millas), una distancia capaz de alcanzar todo Japón y las instalaciones estadounidenses en la zona.

Muchos expertos opinan que la prueba sugiere que Corea del Norte busca reforzar su arsenal en medio de un estancamiento en los esfuerzos diplomáticos hacia un acuerdo nuclear entre Pyongyang y Washington.

El lanzamiento coincidió con la visita a Seúl del ministro chino de Exteriores, Wang Yi, para reunirse con el presidente de Corea del Sur, Moon Jae-in, y otros dignatarios y abordar los paralizados contactos diplomáticos nucleares con Pyongyang.

Las conversaciones entre Estados Unidos y Corea del Norte se estancaron en 2019, cuando los estadounidenses rechazaron la demanda norcoreana de que un importante alivio en las sanciones a cambio de desmantelar una envejecida instalación nuclear. Por ahora, el gobierno de Kim ha rechazado los llamados del gobierno de Joe Biden a entablar un diálogo, y reclama que Washington abandone antes sus políticas “hostiles”.

La reanudación de las pruebas armamentísticas en Corea del Norte es probablemente un intento de presionar al gobierno de Biden, después de que Kim no consiguiera concesiones económicas durante la presidencia de Donald Trump.

Corea del Norte lanzó al mar en marzo dos misiles balísticos de largo alcance, después de un año de pausa en las pruebas balísticas. El lanzamiento continuó una tradición de poner a prueba a nuevos gobiernos de Estados Unidos con demostraciones de armas para calibrar la respuesta de Washington y buscar concesiones.

Corea del Norte aún mantiene una moratoria autoimpuesta sobre pruebas de misiles nucleares y de largo alcance, un indicio de que podría no querer desbaratar por completo los contactos nucleares con Estados Unidos.

ARCHIVO – En esta imagen del 9 de septiembre de 2021 proporcionada por el gobierno norcoreano, el líder de Corea del Norte, Kim Jong Un, saluda desde un balcón a las tropas formadas y a los espectadores en una celebración del 73 aniversario del país, en la plaza Kim Il Sung, de Pyongyang, Corea del Norte. (Agencia Central de Noticias de Corea/Servicio de Noticias de Corea via AP, Archivo)



Fuente TN

Salir de la versión móvil